Cargando...

Flora y Fauna

Flora

Los variados ambientes han permitido la coexistencia de especies que, productos de distintas corrientes florísticas, ha encontrado en ellas parámetros ecológicos similares de distantes y diferentes regiones geográficas.  Las variaciones de altitud que van desde 500 a 2.000 metros influyen de tal manera que determinan la presencia de pisos o cinturones de vegetación.

Existen diversos factores que condicionan: en primer lugar, temperatura; luego, precipitaciones, vientos, naturaleza del suelo, fisonomía de la vegetación, auto ecología de las especies, biología de la dispersión y de la adaptación.  La amplitud de cada piso, así como la altitud de sus límites superior e inferior, están dadas según la orientación y la latitud, por el juego de todos los factores antes mencionados.  Esto determina grandes variaciones locales.

En las Sierras Chicas el piso inferior es de piedemonte, faldeos bajos y comienzo de valles y cañadones, por donde asciende los elementos de la llanura hasta las porciones más altas de las lomas bajas y sierras menores, o hasta fusionarse con los componentes del bosque serrano si la altitud y condiciones ecológicas permiten su instalación.  En la zona de Capilla del Monte, los orco quebrachos entran en contacto con “palmares” de extensión limitada que ocupan bolsones, márgenes de ríos y arroyos y faldeos bajos.

La vegetación predominante de esta región del norte cordobés es el bosque típico chaqueño con la predominancia de especies xerófilas. A medida que nos introducimos en las sierras y el terreno asciende, las variaciones de altitud influyen de tal manera en las características ecológicas, que determinan la presencia de "pisos" o cinturones de vegetación, cuya existencia, densidad y elevación, están condicionadas por la altitud total, la temperatura, la humedad, el suelo y la exposición al viento.

La micro región de Capilla del Monte cuenta con una alta diversidad de vegetación, cuya composición está asociada a composición de suelos y microclimas y constituyen la base de las diferentes unidades homogéneas del paisaje.  A continuación los diferentes pisos de vegetación que encontramos en esta región:

  • Bosque Serrano (de los 900 a 1.350 m/s/n/m)
  • Arbustos de altura o “Romerillal” (desde los 1.350 a los 1.700 m/s/n/m)
  • Pastizales de altura (desde los 1.700 m/s/n/m)

Fauna

Las sierras muestran una gran variedad de condiciones ecológicas relacionadas con su relieve, microclima, vegetación, etc., por lo que en general su fauna es variada.  Está formada por el aporte de las regiones circundantes, es decir, predominantemente la chaqueña, y posteriormente la pampeana y la andino patagónica, a la que deben sumarse algunos pocos elementos propios, endémicos.  Se diferencia dos ambientes: el del bosque serrano, que ocupa la baja y media altura de las sierras y el de pastizales de altura.  La fauna del área corresponde a la de un ambiente de tipo Bosque Serrano.  En él se hallan representadas aproximadamente 123 especies de aves, 7 especies de mamíferos sin incluir murciélagos ni roedores, 11 especies de anfibios, 15 especies de reptiles y 7 especies de peces.

Los mamíferos más frecuentes son la comadreja picaza, el murciélago cola de ratón, los zorros, el puma; que es el mayor predador terrestre de la zona y se lo puede encontrar tanto en las zonas altas de pastizales como en el bosque serrano y en el chaqueño, el  pecarí de collar, la corzuela parda y el zorro de monte.  Es una biocenosis bastante rica en aves, las que se mantienen en números apreciables dada la protección que hasta el momento tienen los bosques.  Esto hace que el lugar sea atractivo para la comunidad ornitológica nacional e internacional.  Como características podemos citar a la perdiz serrana, la catita serrana verde y la catita serrana de capicho gris.  El crespín deja oír su canto insistentemente durante el verano.  Cerca de los arroyos abunda el martín pescador grande.  Dos picaflores son característicos: el rundún de intenso color verde y el de cola larga o coludo.  Otros pájaros abundantes son: el carpintero nuca roja, el siete colores, de llamativos tonos, el semillero, la reina mora, el cardenal copete rojo, el cardenal amarillo, la lechucita bataraza y el rey del bosque; todos ellos muy procurados como aves de adorno, a pesar de estas prohibida la caza.  Dos golondrinas son vistas con frecuencia en el verano: la golondrina negra de vientre blanco y la golondrina negra. 

En los pastizales de altura, el jote y en peñascos abruptos anida el águila escudada, llamada águila mora.  Además encontramos: el cóndor, el jote negro y el halconcito colorado.

 Entre los reptiles merecen destacarse el lagarto overo y la iguana colorada, la tortuga común de tierra cuya captura masiva con fines comerciales hizo que hoy no resulte fácil hallarla.

Los ofidios de la zona son: la coral, la yarará chica, yarará grande o víbora de la cruz, yarará ñata, la cascabel, y la lampalagua.  Las especies de este tipo no atacan; simplemente se defienden. La ignorancia es un factor clave para que se termine en heridas de distinta gravedad, aquí cabe destacar los escasos accidentes registrados en la Zona (cuatro casos registrados en todo el valle de Punilla en cuatro años).

"... El ofidismo humano se puede reducir a cifras insignificantes, dice Esteso. En primer lugar cuidando la zona del antebrazo se eliminan el 22% de los casos de picaduras y cuidando desde las rodillas a los pies, se evitan el 77% de los accidentes.

Simplemente tomando estas precauciones se evitara el 99% de los casos de mordedura. Esto se puede lograr usando calzado adecuado - como botas de caña alta o mediana - y teniendo precaución con las manos, al introducirlas en huecos, cuevas, pilas de leña y, en especial en aquellos lugares donde se vean pequeños roedores..."

Entre los anfibios en los arroyos serranos se encuentra la ranita Hyla pulchela cordovae, cuyo canto se escucha aún en las noches muy frías, el sapo común y otros.  En los invertebrados encontramos caracoles característicos de las sierras, Spixia sp., arañas pollito de gran tamaño.  Debajo de las piedras es frecuente el escorpión Zabius fuscus.

La fauna ictícola está compuesta por pejerrey, carpas, truchas y percas, estas especies son alógenas y fueron sembradas artificialmente.  Muchas de estas especies se integran fácilmente en áreas urbanizadas en la medida en que dispongan de nichos para subsistir.

La localidad se encuentra protegida por Agrupaciones Honorarias de Guardafauna - bosques de Capilla del Monte y por la ordenanza Nº 626/87 (y sus reformas), mediante la cual se declara de interés público la manutención, defensa y mejoramiento de todos los ambientes urbanos, agropecuarios y naturales con todos sus elementos.

Flora y Fauna

© copyright 2012
turismo@capilladelmonte.gov.ar
(03548) 481913 Fax: (03548) 481886 / (03548) 482200